lunes, 2 de enero de 2017

Cuatro años de Océanos de Páginas, haciendo balance

Ayer hizo cuatro años desde que abrí este blog, y como cada año escribo aquí un balance de todo este año respecto a este blog y a lo relacionado con mi vida y este sitio. Este año las cosas han cambiado muchísimo, ha sido un año extraño para mí, cargado de aprendizaje y de multitud de experiencias, reflexiones, toma de decisiones, descubrimiento de muchas cosas, y sinceramente 2016 no ha sido para mí un mal año, sino un camino de aprendizaje y de evolución brutal.

En cuanto al blog, ya os habréis dado cuenta de que ha estado muy parado, por muchas razones, durante 2016 he tenido que luchar contra la mala salud, y debido a ello con una ansiedad grandísima. He peleado por mi salud, como una guerrera que no quería más que estar sana y fuerte, he hecho todo lo posible por recuperar un estado lo más parecido al normal, en cuanto a la salud y a la forma física, he intentado hacer todo el ejercicio que pudiera, y solo el yoga me ha sentado bien, he cambiado mis rutinas para evitar enfermar, y he terminado el año descubriendo ciertos alimentos que no debo comer y que me causaban mucho malestar. En resumen, después de toda esta lucha he acabado el año sintiéndome mejor, mucho más fuerte y más sana, cómo hacía mucho que me sentía.

Pero en toda esta bola de experiencias con la enfermedad y otras muchas cosas que me han pasado, me he dado cuenta de algo, y es que Océanos de Páginas debe pasar a un segundo plano, y no ser mi blog personal. Yo siempre he leído, pero indudablemente, antes de Océanos de Páginas, leía muchísimos libros de divulgación, a diario, libros para aprender a hacer mil cosas, o para perfeccionar lo que ya sabía. Desde que empecé Océanos de Páginas solo he leído novelas, literatura, y me doy cuenta de que de esa forma no aprendo tanto y no tengo tanto que dar como antes.

Por otra parte, para mí llego una especie de revelación después de tanto sufrir y reflexionar, en mi cabeza repetía una y otra vez algo que los que me seguís desde antes de esta etapa literaria sabéis que es así, quizás antes de que yo me diera cuenta, y es que "yo antes enseñaba algo a los demás, aportaba algo, con el trabajo en los otros blogs, y ahora solo estoy generando entretenimiento en Océanos de Páginas". Soy bloguera desde 2007, y con mis blogs anteriores enseñaba a personas, aportaba algo más grande y maravilloso, y muchas personas me escriben para decirme "vuelve"

Este año he tenido experiencias nefastas, durante el año se ha discutido mucho si "booktube está podrido", por las críticas, los chismorreos, por como a veces juegan con las personas, el materialismo, el consumismo, y mil cosas de las que no vamos a hablar otra vez. Y simplemente en mi cabeza me he planteado mucho si seguir aquí, en este ambiente, si es sano, si merece la pena, si debo seguir ese ritmo frenético de leer mil libros, en vez de leer por placer. Y finalmente la respuesta ha venido sola, de manera natural, debo hacer lo que hacía antes, porque funcionaba, porque era útil, porque me hacía sentir bien y porque me sale de dentro cada día, y eso es enseñar, mostrar lo que hago, hacer tutoriales o explicar qué es esto o qué es aquello, para las personas que quieren aprender. Y seguir la firme creencia que siempre he tenido de que un bloguero debe hablar de temas sobre los que tenga experiencia, no de lo que esté de moda, tienes que escribir sobre lo que entiendas, y eso quiero hacer, no generar simplemente opinión sobre libros, porque hay miles de blogueros que cada día generan opinión sobre libros, pero cada uno de nosotros tenemos mucho más que aportar que la opinión sobre algo, podemos dar mucho más. Siempre he escrito este tipo de entradas, solo porque en mi interior siento que ahí fuera hay "buscadores", gente como yo que tiene una voracidad mental, que necesita saber cómo se hacen mil cosas o qué son multitud de cosas.

Así que Océanos de Páginas pasa a segundo plano, mi blog principal será IsaLot, y también me veréis por El Cuaderno de Campo, por supuesto, sobre todo en los meses que no son de invierno, que estoy más activa con la jardinería.

Y no he hablado de libros, muy mal. Este año he leído pocas novelas, pero he leído muchos libros de divulgación que no tengo puestos en Goodreads, libros que consideraríais "raros", pero la verdad es que no me importa, ahí fuera hay tanto que aprender. Es verdad que uno de los motivos por los que he leído poco es porque he estado mucho tiempo enferma y no he tenido fuerzas para nada, otro de los motivos fue precisamente el darme cuenta de qué es lo que quiero hacer y lo que no, el darme cuenta de que no hay que leer porque todos los demás lo lean, sino que tienes que ponerte delante de una estantería de una biblioteca o de una librería y sacar o comprar el libro que más ganas te dé de leer, o el que más te intrigue o con el que digas, "este tiene que ser genial", no el que esté leyendo tu vecino, o el que esté de moda, o el best-seller del momento. Y francamente, muchas veces pensando así me apetecía leer un libro sobre plantas suculentas en inglés, o un libro sobre temas espirituales, o un libro sobre historia vikinga o germánica, sobre chamanes, sobre manualidades, sobre SEO, sobre emprendedoras online, etc. LEE EN CADA MOMENTO LO QUE A TI TE APETEZCA, TE LLENE Y TE HAGA APRENDER.

De momento en este blog publicaré ocasionalmente, sigo leyendo, lo hago todos los días y tengo muchas reseñas pendientes, pero tengo que ponerme al día con muchas cosas que para mí son importantes. Voy a publicar aquí cosas que me llenen de emoción, cosas de las que quiera hablaros porque sino exploto, seguro que cuando vea la siguiente temporada de Juego de Tronos os daré la lata, o si llega a haber un segunda de Las cuatro estaciones de las Chicas Gilmore también me leeréis, así era el blog al principio, y ha perdido gran parte de mi esencia.

Hay varias personas que me han pedido unirse al reto 12 meses 12 clásicos, pero todavía me estoy planteando si hacer la cuarta edición este año, o dejarlo pasar. También he reducido mucho mi reto personal de Goodreads este año, solo 30 libros. Ya que este año lo voy a dedicar expresamente al aprendizaje y el perfeccionamiento, creo que no voy a leer tantísimas novelas.

Y después de semejante parrada solo me queda desearos un Feliz Año 2017, qué sea maravilloso para vosotros, y desearos que leáis, lo que de verdad os salga de dentro, lo que en realidad deseáis, no cómo una carrera, sino cómo una afición relajada y bonita.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Estoy completamente de acuerdo con tu reflexión, Isa. Cada uno tiene que leer lo que le apetezca y dedicándole el tiempo que quiera. Para ser booktuber o blogger no es necesario leer veinte libros al mes.
Pero no creas que tus lecturas les parecerán raras a tus seguidores. Al contrario, precisamente esa puede ser la clave para atraer a más gente a tu canal y a tu blogs. Es muy agradable, positivo y enriquecedor encontrar a personas que hacen vídeos o escriben blogs sobre todo tipo de literatura y sobre todo tipo de libros (y sobre cualquier tema relacionado con ellos). Es absurdo y aburrido ver diez vídeos con reseñas de la novela juvenil que está teniendo muchísimo éxito y todo el mundo está leyendo, o vídeos en los que el booktuber en cuestión se limita a enseñar la portada de veinte libros que acaba de enviarle una editorial. Eso no aporta nada.
Es positivo ser diferente, y en estos tiempos en los que cada vez más gente intenta abrirse un hueco en BookTube o en el mundo de los blogs, se agradece más que nunca que haya espacios con un sello personal. Y ese es tu caso.
Feliz año 2017

R. R. López dijo...

Ánimo, lo importante es bloguear sobre lo que te apasione.

Si el blog se convierte en una obligación al final lo acabas dejando.

Saludos y feliz 2107

Zulma Rios dijo...

Yo no he hecho una entrada en la que exprese algo así, pero es justo lo mismo que me paso, me di cuenta que estaba leyendo muchas novelas que si bien me gustaban era como leer lo mismo y lo mismo una y otra vez, por lo que decidí dejar de ver las novedades literarias tanto en booktube como en blogger, sólo cuando el título de un libro realmente llama mi atención es cuando abro una reseña, ya no abro reseñas sólo porque la mayoría están hablando de ese libro (al menos que realmente sienta el deseo de leer ese libro. Es algo que hacemos por hobbie (en mi caso) y siento que ahora se considera lector (entre booktubers y bloggeros) a los que sólo leen novelas, pero ser lector es mucho más que dedicarte a un tipo especifico de libros, así que muy bien por tu decisión y que tengas un excelente 2017.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...