miércoles, 8 de junio de 2016

Reseña: Una casa con encanto - Cristina Macía

Título: Una casa con encanto

Autor: Cristina Macía

Género: Juvenil, humor, misterio

Editorial: Edebé

Páginas: 186

Encuadernación: blanda con solapas

Primera publicación: 2001







Eliselva es una adolescente que recibe la noticia de que ha heredado una mansión de una tía abuela que ni siquiera sabía que existía, la condición que puso la tía abuela para dejársela en herencia es que tiene que vivir en la casa durante un mes, así que Eliselva viaja con su hermana mayor hasta el pueblo donde está la casa para residir allí el tiempo pertinente y desde el principio se da cuenta de que allí pasan cosas muy extrañas. Su tía abuela era escritora de novelas de amor, que nunca fueron publicadas, y ahora es un fantasma obsesionado con esas novelas y no parará hasta conseguir sus objetivos, así que Eliselva tendrá que sacar la artillería pesada para hacerle frente.




El motivo por el que decidí leer este libro es que me di cuenta de que era un libro sobre una casa encantada, donde había un misterio y ocurrían fenómenos extraños, y ya sabéis que me encanta esa temática.

Es un libro para adolescentes de los 90, una historia de fantasmas, misterio y mucho humor. Su protagonista es una adolescente rebelde y un poco loca que siempre se ha metido en muchos líos, hereda la mansión de su tía abuela Carlota que era escritora y cuando llega allí resulta que hay unos fenómenos extraños nada convencionales.

La historia del libro es bastante original, en el sentido de que aunque sea una historia de fantasmas, la autora ha creado algo peculiar, y es que la tía abuela posee a los que están en la casa, pero convirtiéndolos en personajes de sus libros. Realmente es original, nunca había visto algo así.

Eliselva es un personaje rebelde, es discriminada por su propia tía abuela, porque no es romántica, delicada, femenina ni por supuesto nada pastelosa, ella es moderna y actual. Eliselva lo observa todo y se opone no solo a la posesión sino a todo lo que tiene que ver con los gustos de la tía abuela, y por ello se crea una enemistad entre tía y sobrina.

La manera que Eliselva tiene para vencer a su tía abuela es mediante los medios tecnológicos que tenían a su alcance los adolescentes de los 90. Intentando ser lo más salvaje y brutal que puede.

El libro tiene un lenguaje muy dinámico, completamente coloquial. Eliselva cuenta todo en clave de humor. Tiene frases muy típicas españolas, que ya no se suelen escuchar, pero que incluso en los 90 nunca jamás hubiera dicho un adolescente, y menos alguien tan moderna e “in” como Eliselva, cómo por ejemplo “Papá era capaz de poner histérico al Santo Job” o “madre del amor hermoso.” Una adolescente creíble de los 90 hubiera dicho “es la caña de España”, “estoy rayada” o “es rayante”, “estoy flipando en colores.”

Tengo sentimientos muy encontrados con este libro, por una parte me gustó y pienso que puede ser muy interesante para aquellas personas que quieran ver que objetos usaba una adolescente de los 90 o como vestía, y por otra pienso que no está bien conseguido en cuanto al lenguaje, sobre todo al principio, por lo poco adolescente que era el personaje, para ser un personaje adolescente. Es un libro de humor, y Eliselva es tan bestia, que a veces te tienes que reír, hasta que decía alguna frase que si Eliselva hubiera existido, no hubiera dicho ni muerta.

Es una historia de los 90, está ambientada en esa época, y se publicó recién finalizados los 90, y choca un poco al leerlo actualmente, ya que podemos ver el desfase tecnológico, cultural y tradicional, y es que han pasado unos veinte años. Ya nadie usa walkmans, ni radiocasete que pueden ser portátiles si les pones pilas.

A la misma vez, me sentía muy identificada con algunas cosas por haber sido un adolescente de los 90, hablaba de objetos que yo tenía o canciones que yo escuchaba, pero no puedo dejar de recalcar de nuevo, que la autora intenta plasmar como era un adolescente de los 90 y yo no podía parar de decir “si una adolescente hubiera dicho eso la hubieran linchado”, “nosotros no hacíamos eso”, “los adolescentes no eran así”, etc, es como si hubiera intentado ponerse en la piel de un adolescente para que el libro les llegara a los lectores adolescentes, pero en absoluto lo consiguió. Así que podríamos pensar, que cuando se publicó ya era un libro anticuado, solo respecto al lenguaje, claro, la ambientación está mejor.

Así que os recomiendo este libro si queréis saber cómo se vestían los adolescentes de los 90, qué música escuchaban, que objetos tenían, etc. Y puede que os riais un poco con Eliselva y su peculiar historia con la tía abuela fantasma.





4 comentarios:

Mei L. Rodríguez dijo...

Mira que este toque paranormal me llama bastante, pero no termina de convencerme. Gracias por la reseña igualmente. Saludos.

Mei de Corazones entre líneas.

Hechicera Lestrange dijo...

me alegra que lo hayas disfrutado. voy a tenerlo en cuenta ya que se ve bueno y es cortito. Y ademas me encantan las historias asi de fantasmas.

Janet Gaspar dijo...

Hola
Pues sí que suena interesante. Aunque no sea así como se comportaban los adolescentes (y suena gracioso y medio estupido además)

Un beso

Irene dijo...

La sinopsis me ha llamado mucho la atención, pero a medida que iba leyendo tu reseña me he dado cuenta de que no es para mí! Un besito