jueves, 7 de enero de 2016

La investigadora literaria: Subgéneros en que se divide la fantasía

Hoy os traigo otra entrada sobre la que siempre he querido investigar, porque me daba cuenta de que son tantos los subgéneros que componen el género fantástico que quería centrarme en ello, y aquí tenéis para el deleite de los lectores de fantasía, los subgéneros en los que se compone el género de fantasía. Espero que os guste mucho. Los he ordenado alfabéticamente.


Es importante decir que algunos libros pertenecen a varios de estos subgéneros, sería prácticamente imposible clasificar una novela de fantasía en uno solo, ya que la fantasía suele ser compleja.

Artúrica (ciclo artúrico): historias sobre el mítico rey Arturo, Ginebra, Morgana y el reino de Camelot. Ejemplo: Las brumas de Avalon de Marion Zimmer Bradley; Cametot, y El libro de Merlín, de T. H. White.

Baja Fantasía: tiene menos magia y escenarios más comunes que la Alta Fantasía. Suelen ser cuentos, u obras menos complejas. Suele solaparse con el "Young Adult". Ejemplo: Mary Poppins, de P. L. Travers.

Bangsian: relacionada con el autor del siglo XIX John Bangs. Son mundos futuros.

Basadas en los medios: donde aparecen personajes y escenarios de películas, series, programas de televisión, videojuegos. Es un subgénero enorme, con sagas larguísimas. Responde a la voracidad de los seguidores, por ejemplo, de una serie, cuando acaba o durante, se crean estos libros para los fans. Las historias tienen que seguir el canon del creador y no puede presentar cambios o diferencias con la serie. También hay comics. Ejemplos: Novelas de Buffy Cazavampiros, novelas de Embrujadas, novelas sobre Star Wars, etc. 

Búsqueda (Quest): el protagonista está involucrado en una peligrosa misión, buscando algo concreto e importantísimo. Ejemplo: El libro de las sombras contadas, de Terry Goodkind.

Céltica: se crea a partir de los conocimientos sobre la cultura celta. 

Científica: aparece la parafernalia de la alta tecnología, pero también elementos de la fantasía tradicional. Apunta más a la fantasía que a la ciencia, por eso no es ciencia ficción. Ejemplo: Darkover, de Marion Zimmer Bradley.

Cómica: historias de fantasía cómicas o satíricas, su máximo exponente es Terry Pratchett con su Mundodisco.

Contemporánea: las criaturas mágicas están escondidas entre nosotros, ocurren en el tiempo actual, mezcladas con situaciones que conocemos. Un ejemplo es American gods, o Neverwhere, de Neil Gaiman. 

Cristiana: bastante rara y polémica, ya que no gusta a los cristianos creyentes; y tampoco suele gustar a los expertos en fantasía, que suelen evitar este género. C. S. Lewis cultivaba este género.

de Modales (Fantasy of manners): representa los elaborados rituales y las relaciones de alguna clase social. Hay pocas criaguras no humanas o ninguna en absoluto. Ejemplos, los libros de Ellen Hushner;  Orgullo, prejuicio y zombies, de Seth Graham- Smith.

Épica o Alta Fantasía: para muchos lectores el corazón y la esencia del género gantástico. Se crean mundos enteros, con una larga historia, muchas formas de vida distintas, cada una con su propia cultura, país e idioma, y muchísimos personajes. Sus libros incluyen mapas de esos mundos. Su gran exponente es J. R. R. Tolkien.

Erótica: contiene un fuerte elemento sexual. Puede ser en tiempos medievales u otros. 

Espada y brujería (espada y hechicería): fantasía llena de acción, con bárbaros poderosos en mundos seudo-medievales. Hay aventuras belicosas, batallas con enemigos mágicos y sobrenaturales. Enfatizan en la batalla personal del héroe. Ejemplo: Conan, de Robert Howard; Lankhmar, de Fritz Leiber.    

Heroica: centrada en un héroe conquistador, o una banda de héroes. También podemos encontrar villanos redimidos o protagonistas defectuosos. 

Histórica: respuesta de la fantasía al género de ficción histórica. Un periodo de la historia de nuestro mundo es el escenario, pero incluyendo elementos fantásticos. Ejemplo: Tigana, de Guy Gabriel Key.
  • Alta Fantasía histórica: subconjunto de la fantasía histórica con historias muy amplias y extremadamente detalladas, por lo que se parece a la fantasía épica o Alta Fantasía. Un buen ejemplo es el Ciclo Pendragon, o La canción de Albion, de Stephen Lawhead.


Intrigas de la corte: situadas en castillos reales, pueden contener retazos históricos pero incluyen magia, también podemos encontrarla dentro de mundos alternativos. Ejemplo: Canción de hielo y fuego, de George R. R. Martin. 

Juvenil: al igual que en "infantil" y "young adult", contiene historias para el público más joven. Ejemplo: El hobbit, de J. R. R. Tolkien; El mago de Oz, de Lyman Frank Baum.

Medieval: sus historias ocurren en un período medieval, entre el mundo antiguo y la era industrial. Cuenta con caballeros y bribones, a veces hechiceros y dragones. No hay nada de la era industrial, ni coches, ni armas de fuego, etc.

Mítica (tamb. Mitopeia, Mythpunk): por lo general ocurren en nuestro mundo e incorporan mitos existentes. Ejemplos: Los hijos de Anansi, de Neil Gaiman; Percy Jackson y los dioses del Olimpo, de Rick Riordan.

Mundos alternativos: las historias suceden en mundos diferentes al nuestro que se encuentran escondidos o paralelos al nuestro. Ejemplos: Los viajes de Gulliver, de Jonathan Swift; Alicia en el país de las maravillas, de Lewis Carroll.

Oscura: combina la fantasía con elementos de terror. Posee una atmósfera oscura y sombría, sensación de horror y espanto. Ejemplo: Elric de Melnibone, de Michael Moorcock.

Series: su historia se convierte en parte de una larga serie de novelas cuya publicación puede abarcar décadas y en la que pueden participar varios autores. Ejemplo: Shannara, de Terry Brooks; Crónicas de Belgarath, de David Eddings; Mundodisco, de Terry Pratchett. 

Superhéroes: historias de hombres con superpoderes, superhabilidades que usan para salvar la humanidad. En cine y series todos conocemos a Superman, Spiderman, Batman, etc. 

Urbana (Urban Fantasy): sus historias ocurren en un ambiente moderno, en entornos urbanos. Las criaturas mágicas como hombres lobo, hadas, duendes, vampiros, etc, viven en nuestras ciudades, en sitios que frecuentamos: la universidad, el metro, nuestras calles. A menudo un ser humano normal descubre que todos ellos viven entre nosotros. Ejemplos: Saga Sookie Stackhouse, de Charlaine Harris; Crónicas Vampíricas de L. J. Smith; Cazadores de Sombras, de Cassandra Clare.

Vampírica: emparentada con el género del terror, actualmente mucho de lo que se escribe es del género "Young Adult". Se basa en el antiguo mito, principalmente de Rumanía, sus historias son populares desde hace más de un siglo. Hay ejemplos muy variopintos: Drácula, de Bram Stoker; Crónicas Vampíricas, de Anne Rice; Abraham Lincoln, cazador de vampiros, de Seth Graham-Smith; Placeres prohibidos, Anita Blake cazavampiros, de Laurell K. Hamilton; Carmilla, de Joseph Sheridan Le Fanu, Déjame entrar, de John Ajvide Kindqvist; Crepúsculo, de Stephenie Meyer; El misterio de Salem's Lot, de Stephen King; y un largo etc.

Wuxia: historias basadas en China, a menudo durante la época imperial, cuenta con un héroe versado en artes marciales, que lucha contra enemigos humanos o sobrenaturales. Ejemplo: las novelas de Wrang Dulu.

Espero que os haya gustado y que os pueda servir de ayuda.

6 comentarios:

Cata dijo...

Hola! Gracias por tu entrada, aunque yo conocía los subgéneros de la fantasía, nunca me había quedado clara la diferencia entre Low Fantasy y High Fantasy. Yo hace poco hice una entrada hablando de la Urban Fantasy, si quieres puedes verla acá. http://verdelibro.blogspot.cl/2015/12/descubriendo-generos-1-urban-fantasy.html
Me encanta esta sección que haces, siempre encuentro algo interesante.
Nos vemos!

Javi dijo...

Vaya investigación, ¡genial artículo, Isa! Me encanta la fantasía en general, pero de entre todos los subgéneros creo que mis preferidos son la cómica, épica, intrigas en la corte, urbana y vampírica. ¡Queda mucho por leer! Saludos.

Irene dijo...

No conocía ni la mitad de los subgéneros! Un post muy útil para el futuro :)

Reich TheCure dijo...

¡Hola!
Me has dejado sin palabras, no me hacía a la idea de que hubiera tantísimos subgéneros.
Muy buena entrada =)
¡Un saludo!

Ana B. Martinez dijo...

Vaya!!! Me has dejado impresionada... Muy buena labor de investigación!

Yoli / Pequeña lectora dijo...

¡Hola Isa!
Madre mía que currado, no sabía que hubiera tantos subgéneros, pero yo prefiero englobarlos así no me equivoco.
un beso

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...