miércoles, 1 de abril de 2015

Reseña: Fahrenheit 451 - Ray Bradbury

Título: Fahrenheit 451

Autor: Ray Bradbury

Género: Distopia, Ciencia Ficción

Editorial: Círculo de Lectores

Encuadernación: Dura

Páginas: 199

Primera publicación: 1953 (ésta 2000)







Montag es un bombero, pero no un bombero como los que conocemos en nuestro mundo, sino un bombero que se dedica a quemar libros. En la sociedad tan avanzada de su mundo, el gobierno controla todo de tal manera, que les ha hecho creer que el conocimiento es malo, y que no deben pensar para ser felices, así que hay un cuerpo de bomberos que se dedica a quemar bibliotecas. Algunas personas siguen pensando que puede ser posible un mundo diferente, un mundo menos tecnológico, donde se aprecien las pequeñas cosas, y donde se aprecie el conocimiento. A raíz de algunos contactos con éstas personas, Montag comenzará a darse cuenta de que quizás, lo que hay a su alrededor no es lo más correcto.




Conseguí éste libro, ya que estaba en mi lista de distopías deseadas, después de leer Un mundo feliz de Aldous Huxley, he tenido la necesidad de leer otros libros de ciencia ficción distópica. Y así, llegué a varios muy conocidos y con buenas críticas, cómo éste.

Hay algo diferente en la manera en que está escrito, en vez de frases largas y elaboradas o frases descriptivas, el autor te bombardea con un tropel de frases muy cortas y palabras, que entran rápidamente en tu cerebro y son entendidas y actúan de manera más veloz y por tanto, al querer plasmar un mundo distópico y por tanto indeseable, lo consigue de un modo más eficaz y te deja con un gran desasosiego.

La decadencia de una sociedad puede llegar a hacer que todo esté vacío, las relaciones humanas, el contacto con la naturaleza, el aprendizaje, nuestro paso por el mundo. Te das cuenta de que el mundo puede llegar a ser así, cuando ya solo importa el deporte, las apariencias, lo comercial y frívolo, cuando el ser humano pierde su humanidad. En cierto modo nos está diciendo que es mala tanta tecnología, es una crítica no solo a esto sino también al control de los gobiernos sobre las naciones. Llega un punto en que el gobierno, con tal de que no piensen, con tal de que no se den cuenta de que existe ese control, permite todo lo que sea violencia y asesinatos, con tal de que no piensen, con tal de tener absolutamente todo el control.

Desde luego es un libro que te hace pensar, por ejemplo en a donde podría llegar el ser humano, en lo terrible que puede ser la humanidad, en lo terrible que podría ser que los gobiernos nos dominen y nos obliguen a hacer cosas que no queremos, y en la posibilidad del control mental o la inhibición mental, y en lavados de cerebro por parte de los gobiernos. Y todo esto es llevado por el autor hasta un punto, que al leerlo, personalmente a mí me producía tristeza y frustración. El autor consigue que te metas en el personaje de Montag, porque no escribe como en una narración normal, sino como si fueran pensamientos. Para mí es muy difícil pensar como si fuera el protagonista del libro, pero Ray Bradbury lo consiguió en éste libro, y por ello también me causaba un poco de confusión mental leerlo. Está escrito muy bien, sientes lo que Montag siente, y poco a poco te lleva al límite y de ahí esa frustración y sensación desagradable.  

Parte del desasosiego que sufres al leerlo es porque te presentan a personajes que son normales, y te identificas con ellos, y en contraposición aparecen personajes que le explican a Montag que leer y pensar es malo. Y te sientes como si te lavaran el cerebro a ti, te sientes como si fueras él. Y te produce un desasosiego brutal que, supongo, es lo que quería conseguir el autor, para demostrar, en qué cosa terrible podría desembocar la sociedad.

La mujer, como la mayoría de la sociedad que aparece en el libro, es odiosa, inhumana, sin personalidad, insensible, tonta, insulsa. Otro personaje para añadir a mi lista de personajes indeseables. Realmente quería estrangularla y abofetearla, para que reaccionara y pensara que todo ese mundo era injusto. Y ahí podemos ver de nuevo, lo bien escrito que está, para que te metas en el papel de Montag de nuevo y sientas la frustración de Montag ante una esposa con el cerebro lavado.

Por otro lado, el hecho de que haya personajes como Clarisse en el libro, te hacen pensar que hay esperanza para el ser humano. Ya que en medio de ese horror, y esa deshumanización, siguen naciendo personas que siguen necesitando un contacto con lo natural, y que siguen fijándose en los detalles, que no miran hacia otro lado y que no se dejan llevar. El ser humano siempre tendrá instinto, y siempre habrá personas más rebeldes, que harán que todo cambie, que nos salvarán. La conciencia del ser humano siempre puede despertar.

Si te gusta pensar, si te gusta preocuparte por lo que podría pasar en un futuro con nuestra sociedad, éste libro es una buena elección. Además, si te gustan las distopías, deberías leerlo.


Os dejo algunas frases que me gustaron:

“Pero eso es lo maravilloso en el hombre; nunca se descorazona o disgusta tanto como para no empezar de nuevo.”

“Llénate los ojos de asombro, vive como si fueses a morir en los próximos diez segundos. Observa el universo. Es más fantástico que cualquier sueño construido o pagado en una fábrica. No pidas garantías, no pidas seguridad, nunca hubo un animal semejante.”

“Para todas las cosas hay un tiempo de sazón. Si. Tiempo de destruir y tiempo de edificar. Si. Tiempo de callar y tiempo de hablar.”






1 comentario:

Shorby dijo...

Uno de mis clásicos pendientes =)

Besotes

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...