jueves, 28 de noviembre de 2013

Releyendo: Las nieblas de Avalon 2, La gran reina - Marion Zimmer Bradley

Título: La gran reina

Autor: Marion Zimmer Bradley

Género: Narrativa fantástica

Editorial: Salamandra

Saga: Las nieblas de Avalon 2

Páginas: 206

Encuadernación: Blanda   
             
Primera publicación: 1983


Notas: Tengo los cuatro volúmenes en uno, pero son cuatro libros así que haré una reseña de cada uno, de salamandra puede encontrarse el volumen que trae los cuatro. También hay una edición de Círculo de lectores de dos volúmenes que trae los dos primeros libros uno y los dos finales el otro. Y puede encontrarse una edición más antigua con los cuatro libros por separado.





Ginebra, hija del rey Leodegrant es prometida en matrimonio con Arturo Pendragón, futuro rey de Britania, que ha jurado lealtad a todos los pueblos de Britania y a las dos religiones, la antigua y pagana, y la nueva y cristiana. Ginebra, tras salir de los muros del convento donde se educó, tendrá que aprender a ser la gran reina de su patria, luchando contra el amor prohibido que siente por Lanzarote, primo y mejor amigo de su esposo Arturo. Entre tanto Morgana, tras haber abandonado Avalon, vivirá olvidando las reglas y restricciones de las sacerdotisas de Avalon, pero seguirá siendo libre como las mujeres paganas.



Esta es la segunda vez que leo este libro, y lo he hecho precisamente para reseñarlo, para que lo conozcan otras personas. Esta saga completa, de cuatro libros, es de mis favoritas.

En esta segunda entrega vemos un gran cambio en la historia, ya que en esta ocasión conoceremos con detalle a Ginebra, desde que es la princesa cristiana hija de Leodegrant, entregada a casarse con Arturo, el futuro rey de Britania, sin conocerlo; hasta que se convierte en su reina y gobierna su casa. Conoceremos su secreto deseo por Lanzarote, que le atormenta en lo más profundo, ya que esta Ginebra es puritana, casta y caprichosa.

El libro me encanta, como todos los volúmenes, pero a veces Ginebra es tan exasperante, ve todo a través del prisma cristiano, ve el mundo como le han impuesto en el convento donde se crió. No comprende que Britania, en su mayoría es pagana, hay druidas y sacerdotisas, están los habitantes de Avalon, también el pueblo antiguo, que son las tríbus de Britania. Y ella en vez de entender que en Britania hay muchos pueblos, los ve a todos como enemigos demoníacos ya que ella solo piensa en Cristo. Y por esta intransigencia, al leerlo, me daban ganas de estrangularla. Pero no deja de gustarme, ya que me doy cuenta de lo real que es esta situación, porque refleja el paso de una religión a otra, y el fanatismo de muchos cristianos.

Realmente Ginebra es muy poco considerada, muy cerrada, ve al demonio en todo, es treméndamente supersticiosa hasta el punto de ser una fanática.

También, en este volumen podemos ver el contrapunto entre la miedosa, frágil y sumisa Ginebra y la valiente, fuerte y libre Morgana. Personificando cada una a la mujer cristiana y a la mujer pagana. Explicando que en el mundo cristiano son los hombres los que mandan, mientras que en el antiguo mundo pagano las mujeres tenían mucho poder, eran cabeza de familia, heredaban ellas, no tenían que pedir permiso a ningún hombre para ir y venir, ni había actos que resultaran indecorosos por ser mujer. Incluso iban a la batalla como guerreras.

Como el resto de la saga, me parece una obra maestra, un libro buenísimo que hay que leer.

Algunas frases que me han gustado:

“-Dios no puede ser adorado en símbolos hechos por el hombre…
-En eso estamos completamente de acuerdo, hermano mío; es lo que afirma la sabiduría druídica. Sin embargo, vosotros construís iglesias y las cubrís de oro y de plata. ¿Dónde está el mal en beber de los manantiales creados por Dios y bendecidos con poderes curativos y proféticos?”

“… pero he visto morir a muchas personas en esta larguísima guerra. Y en esos momentos pienso que la fe es una ilusión, que todos morimos como las bestias, sin que haya más. Qué los dioses y las diosas son fábulas para consuelo de los niños.”

“Querida hija, recordad que este país es para todos los hombres, cualesquiera que sean sus dioses. Si combatimos contra los sajones no es porque no adoren a la misma divinidad que nosotros, sino porque quieren incendiar nuestras tierras y llevarse todo lo que nos pertenece.”







Seguimos analizando igual que en el volumen anterior la parte que corresponde a este libro, de la película (Las brumas de Avalon) que se basó en esta saga.

El fragmento de película que comprende este libro es muy pequeño y apenas hay diferencias con el libro, ya que han resumido muchísimo, pero encontramos algunas:

No sale Kevin el druida y arpista. Que es un personaje muy importante y con mucha historia en el libro.

Al empezar vemos estandartes cristianos, que portan los caballeros, esto es importante en el libro, portaban estandartes paganos del Pendragon, no es hasta el final del libro cuando portan el estandarte cristiano, lo que provoca ciertos problemas.

No viajan de Caerleon al nuevo castillo construido en Camelot.

No salen todas las veces que Ginebra aborta.
En el libro Merlín (Taliesín) está todo el tiempo con Arturo en la corte, como su consejero y para no dejarlo solo con el obispo Patricio, esto no sale en la película.

En la película Morgana va a los fuegos de Beltaine con Acolon, en el libro es con Kevin. La atracción entre Acolon y Morgana no aparecerá hasta el próximo volumen de la saga.


Otros volúmenes de esta saga:

1 comentario:

lindaivette montes de oca dijo...

Bueno, es que releer un texto te brinda ideas que no habías notado, a mi me encanta volver a leer.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...