jueves, 9 de mayo de 2013

Releyendo: Narraciones extraordinarias - Edgar Allan Poe


Título: Narraciones extraordinarias

Autor: Edgar Allan Poe

Género: Gótico, Terror

Editorial: Valdemar

Páginas: 250

Encuadernación: Blanda

Primera publicación: 1999


Se trata de una selección de relatos de “terror” de Edgar Allan Poe. Cómo no están todos anotaré los que contiene: Manuscrito hallado en una botella, El hundimiento de la casa Usher, Los hechos en el caso del señor Valdemar, La máscara de la muerte roja, El hombre de la multitud, El gato negro, El corazón delator, El retrato oval, El barril de amontillado, El entierro prematuro, William Wilson, El pozo y el péndulo.

Además incluye un álbum de ilustraciones en el centro, donde muestra imágenes de escenas de sus relatos creadas por artistas, que supuestamente han aparecido en libros.



Puede que este libro sea el que más veces he leído de todos los que tengo. Lo compré el dos de mayo de 2001, y lo he releído muchísimas veces. En aquella época y un poco antes, en mi adolescencia, me encantaba leer todo lo que fuese gótico, lúgubre y siniestro. Supongo que yo me sentía un poco así aunque no fuera vestida de negro. Así que este es uno de mis grandes clásicos, que recomiendo a todos, el gran maestro Poe.

Me encanta como escribía, no solo es por el ambiente lúgubre y atormentado, es por lo detallado de su descripción, pero a la misma vez, lo rápida que transcurre la historia. Lo bien que debía documentarse, para ser tan fiel en las descripciones.

Entrando más de lleno en el tema del ritmo tan rápido de las narraciones, es algo que a mí en particular me resulta cómodo a la hora de leer, ya que suelo hacerlo lentamente, y a veces me desconcentro, así somos los que soñamos despiertos. Pero Poe tenía una maestría escribiendo, una soltura y una rapidez al irse sucediendo las escenas y acontecimientos que llega un punto en que me encuentro leyendo a toda velocidad, emocionada, absorbiendo y absorbiendo palabras e imágenes, hasta que llegas a culminar en un final brillante que te hace levantar la vista del libro y decir frases como “qué tío más grande” “qué genialidad” “qué profundidad” “qué mente tan brillante” “qué agilidad de pensamiento”… 

Al contrario de lo que muchos piensan, no son relatos que den miedo, por lo menos no hoy en día, pero si que podemos decir que algunos crean un desasosiego psicológico, hay que tener en cuenta que fueron escritos en el siglo XIX, donde no se conocía el terror que vemos hoy en día en las películas y en los libros actuales. Además Poe crea un ambiente muy especial, sin nada de ambientes ni escenas brutales, y centrando el objeto del miedo en cosas cotidianas, un barco, un gato, un retrato, un barril de vino, …

También podemos ver imágenes que se repiten, supongo que por que son los mismos miedos del autor, por ejemplo, personas emparedadas en El gato negro y el Barril de amontillado, personas enterradas vivas en el Hundimiento de la casa Usher, El entierro prematuro y también en otra que no aparece en esta selección, en la historia de Berenice. Y la obsesión humana, que puede llegar hasta tal punto de que nos enloquece, en El gato negro, El corazón delator, El retrato oval, El barril de amontillado y William Wilson.

Las narraciones que más me gustan de este libro: El hundimiento de la casa Usher, El gato negro, El corazón delator, El retrato oval, William Wilson.

Os dejo aquí algunos fragmentos del libro:

“-¿No lo oyes? Yo si lo oigo, sí. Lo oigo y lo he oído. Durante mucho, mucho, mucho tiempo… muchos minutos, muchas horas, muchos días lo he oído… pero no me atrevía… ¡Ah, piedad para mí, mísero desdichado que soy…! ¡No me atrevía… no me atrevía a hablar…! ¡La enterramos viva en la tumba!”

“Encima de su cabeza, con las rojas fauces dilatadas y el ojo único despidiendo fuego, estaba subida la abominable bestia, cuya malicia me había inducido al asesinato, y cuya voz acusadora me había entregado al verdugo…”

“En medio del más profundo sopor; no, en medio del delirio; no, en medio del desvanecimiento; no, en medio de la muerte; no, hasta en la misma tumba no todo se pierde. Si fuera de toro modo no habría salvación para el hombre.”

Releyendo:
Bueno este pequeño apartado es para explicar si me ha gustado más o menos que la primera vez que lo leí. Y debo decir, que quizás en la adolescencia me gustaba y emocionaba mucho más leerlo. Pero ha estado bien volver a leer historias que ya no recordaba, hay algunas que las recordaba un poco más, pero otras, en absoluto. Así que no ha estado nada mal releerlo, y puede que vuelva a hacerlo en algunos años.





3 comentarios:

lindaivette montes de oca dijo...

Hola, Keila, que bueno que ya pudiste subir una entrada, espero ver fotos también de tus barbies, soy Patricia Montes de Oca D., te sigo como patymod_04, que es mi correo, y te invito a visitar mis blogs, masqueunabarbie.blogspot.com, unabarbieencasa.blogspot.com y el nuevo de poemas de mi autoría, besos,corazonedyamor.blogspot.com, cuidate ojala tu ordenador funcione bien.

Keila dijo...

Si pude subir pero con mucha dificultad, hasta resoponder los comentarios me está costando, pero dentro de poco el problema estará solucionado.

Qué bien que también colecciones barbies, tengo cosas para publicar en el blog de barbie, pero he estado un poco chunguilla de salud ultimamente y no me he puesto mucho a ello.

Kevin Nicolini dijo...

Uno de mis propósitos literarios para este 2015 es aventurarme a leer clasicos, y como fanatico del terror también incluí como objetivo leer mas de E. A. Poe, quizá comienze por alguno de estos relatos! Me gusta muchísimo el blog =)